Seleccionar página

Mudanza. Alicante en verano. Un nuevo cambio de universidad. Nuevos amigos. Tus primeras palabras fueron referentes al Betis. No podría ser de otra forma. Mi camiseta me delataba. Trabajos de clase. Burguer King y Bob Esponja. Más trabajos de clase. Césped y siesta. Bricks de sangría. Huevos Kinder. Sí, huevos kinder. Blázquez y su mecagoenlaputa. Halloween de rastafaris. Noches sin dormir y clases eternas. Josemi.

Sangría en clases de producción audiovisual. Don Manuel Ruíz de Lopera, el ‘sielo’ te iluminó. Más sangría en clase. Tu abrazo a Josemi felicitando las Navidades. Una llamada, y ahí aparecias en mi casa con un brick de sangría bajo el brazo. A la hora que fuera y dejando lo que estuvieras haciendo. Dos tontos muy tontos, el Primo Larry y Kung Fu a las 7 de la mañana. Más noches sin dormir y conversaciones en barbacoas de playa bajo el amanecer.

El vídeo del papel. Opá, yo viacé un corrá. Sportview o cómo dos personas pueden hacer un logo en 2 minutos. Visa Betis. Lele y Lolo retransmitiendo en plena presentación. Pau Gasol dando la enhorabuena. De nuevo Pau Gasol. Y Pau Gasol, otra vez. Benibeni o el hermano gemelo de naranjito. ¿He mencionado la sangría y los huevos kinder? Viñarock. Pañales y fiesta temática de los años 80. David Hasselhoff volando. Un abrazo y cambio de rumbo. Helsinki.

Es difícil resumir en un post dos años de vivencias contigo, mis primeros dos años en Alicante. Con todo lo que conllevaba una mudanza y con las circunstancias que la rodeaban, supiste hacer que mi adaptación fuera fácil y llevadera. Gracias por ello. Gracias por estar siempre ahí aunque ahora nos separen casi 3.000 kilómetros. Gracias por hacerme partícipe de un día tan especial en tu vida. ¡Gracias opá!